Aina Buforn, Entrevista, J.David Navarro

Entrevista: Sergio Bleda

Kiss Comix reedita La novia y la ladrona de Sergio Bleda y Rakel

“Para nosotros era un cómic de humor. Jamás nos planteamos hacer algo puramente erótico”

Es viernes. El dibujante Sergio Bleda (Albacete, 1974) nos atiende en su nueva casa. Hace poco que acaba de instalarse por segunda vez en Valencia. Sobre algunas de las cajas de la mudanza se apilan ejemplares de la última edición de “La novia y la ladrona”. Es su trabajo más reciente en España, aunque lo cierto es que hace veinte años que la firma Kiss Comix lo editó por primera vez. Nos reunimos con él, en esta segunda etapa de su vida, para hablar sobre todos los proyectos que guardan las carpetas de su estudio y para conocer su opinión sobre la siempre maltrecha situación del cómic en España.
Texto: J.David Navarro / Fotografía: Aina Buforn

IMG_1395
P. La novia y la ladrona cuenta las aventuras sexuales de una novia poco satisfechaa y de una delincuente. Ese rollo lésbico, ¿funcionaba mejor hace 20 años o ahora?
R. Creo que eso funciona siempre. De todas formas hay que aclarar que no es una historia de dos lesbianas –ellas le tiran a todo-. Cuando yo la escribí por primera vez sí que pensé en dos chicas lesbianas porque a esa edad veía porno, los penes me estorbaban y pensé que no sería el único al que le pasaba. Sin embargo,  la editorial me aconsejó que no me dirigiera solo a un único tipo de público. Y la verdad es que aquello funcionó.

IMG_1378

P. Entonces no todo es lo que parece a simple vista…

R. No, de hecho el cómic es una cosa muy erótico-festiva pero para nosotros era un tebeo de humor. Jamás nos planteamos hacer un cómic que excitara al lector porque no hubiéramos sabido cómo hacerlo. La excitación es algo muy subjetivo. Hay a quien le van los perros y hay a quien le van los penes, entonces nunca sabes qué punto tocar para poner cachondo al personal. Lo que pretendíamos era, independientemente de esto, que el lector se entretuviera.

P. Y, ¿cómo se tomó tu familia que siendo tan joven, con 20 años, te dedicases profesionalmente al cómic erótico?
R. Mi familia es muy abierta, por ejemplo, mi abuela iba a comprar mis cómics y se los enseñaba orgullosa a su peluquera (ríe). Así que todos fueron muy conscientes de que el cómic erótico era tan digno como cualquier otro. Las únicas con las que tuvimos más cuidado fue con mis hermanas pequeñas aunque los leían a escondidas sin que mi madre o yo nos enteráramos. La verdad es que mi llegada al cómic erótico fue muy rápida. Con 20 años me fui a Barcelona y me acerqué a la editorial La Cúpula para enseñarles mis dibujos. José María Berenguer me comentó que le gustaba especialmente cómo pintaba a las mujeres, así que me metió de cabeza en Kiss Comix.
“He vendido los derechos de El Baile del Vampiro para llevarla al cine en dos ocasiones”

IMG_1407
P. Fue en Barcelona donde decidiste ubicar el escenario de El baile del Vampiro, uno de tus cómics más conocidos. He leído que llegaste a vender los derechos de autor para llevarla al cine. ¿Cómo acabó esta historia?
R. Los vendí hasta en dos ocasiones.  Después de vivir una temporada en Barcelona regresé a Albacete y un día recibí una carta de Ervin Rustemagic, un señor bosnio, que tiene una editorial que se llama SAF pero que además gestiona la venta de proyectos, por ejemplo, para Hollywood. La productora que tiene se llama Platinum Studios y me enviaron una carta donde, por cierto, me explicaban todos los proyectos que llevaban entre manos. Y fue ahí donde oí hablar de Cowboys&Aliens por primera vez. Contacté con Rustemagic y estuvieron moviendo el proyecto por Estados Unidos hasta que cayó en manos de la española Lola Films que es la productora, por ejemplo, de Torrente. Fue casualidad porque por entonces yo estaba trabajando para ellos y me propusieron comprarme los derechos directamente a mí en lugar de a Platinum Films. Los vendí, se hicieron cástings, muchas reuniones y pruebas de guión. Pero al final nunca llegó a nada por problemas de financiación.
P. Pero eso contrasta mucho con el interés de la industria del cine por las historias de vampiros tras la publicación de Crepúsculo. ¿No te dio rabia?
R. Bueno yo fui a ver Crepúsculo y me pareció una chorrada, siempre pensé que la mía hubiera estado más guay (ríe). Pero he de decir que después de Crepúsculo fue cuando El Baile del Vampiro se publicó en Estados Unidos por Dark Horse y Gabriel Beristain, director de fotografía de, por ejemplo, Guillermo del Toro, lo intentó mover por las productoras. Es decir que al final de cuentas me benefició y todo.

P. Te quiero preguntar por la colaboración que has hecho para Putokrio (2014)
R. Jorge me contactó un día por Facebook y me dijo algo así como “Hola, que soy el Putokrio” (ríe). Y para el último libro he dibujado el capítulo final. Me comentó que era algo que iba a hacer con varios autores y me gustó mucho la idea. Después de iniciar aquel proyecto fue cuando los dos empezamos a colaborar para la revista Mongolia.

IMG_1427
P. Ahora llevas entre manos el segundo volumen de un comic francés que se llama NSA. Como estamos todavía pendientes de que se publique el primero a partir de enero ¿podrías contarnos el argumento para abrir apetito?
R. Es un cómic de espías contemporáneo. La NSA es la agencia de espionaje más importante que saltó a la primera línea informativa cuando Edward Snowden descubrió los trapos sucios del gobierno americano. En el cómic los lectores disfrutarán de una historia conspiranoica, porque si la NSA ya es bastante chunga de por sí, en el tebeo va un paso más allá. El guionista ha incluido la ciencia ficción porque hay un autista que procesa él solo todos los datos de la agencia de seguridad. Y gracias a su colaboración obtienen datos extraños que tienen que descifrar. Y hasta aquí puedo leer.

“La diferencia fundamental entre trabajar en España y el extranjero es el dinero, pero también que hay más respeto entre los profesionales”
P. Y, ¿ves muchas diferencias entre trabajar aquí y en el extranjero?
R. Sí, sobre todo la seriedad y el dinero. Los editores españoles te pagan el mismo porcentaje de dinero que, por ejemplo, en Francia donde estoy haciendo NSA. Pero no es lo mismo cobrar un 10% de una tirada de 1.000 ejemplares que de 20.000 como ocurre en el extranjero. Así que la diferencia fundamental es el dinero pero también el trato. Los editores franceses tienen muy interiorizado que lo de dibujar es una profesión y, por lo tanto, hay mucho respeto entre nosotros. Allí no tienes que perseguirles para que te paguen, para que te manden los contratos, para enviarles las facturas y otras cosas que sí que he tenido que hacer en España. Eso no significa que no me lleve bien con la mayoría de editores españoles (ríe).
P. Y, a parte de NSA, sé que tienes muchos proyectos. Eres un afortunado, no te puedes quejar.
R. No me quejo pero me gustaría que mis tebeos se vendieran más y no tener que producir tanto para vivir de ello. Proyectos tienes siempre pero no sabes cuáles de ellos acabarán saliendo. Cuando acabe el segundo de NSA, tendré que ponerme las pilas corriendo para hacer unas páginas de prueba, enviarlas a varios editores y rezar para que uno de ellos me dé trabajo. Nunca me han faltado los lectores pero tampoco he sido alguna vez un superventas. Además, soy muy perfeccionista y voy lento. Y después de que nacieran mis hijos voy más lento aún. Pero no me quejo porque por ahora puedo vivir de mis dibujos y me levanto todos los días sabiendo que voy a ser feliz el resto del día.

IMG_1433

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s