Aina Buforn, Entrevista, Fotografía, J.David Navarro, XX Salón del Manga Barcelona

La fotografía de fantasía: un negocio paralelo al cómic

La industria del cómic genera de forma natural otras líneas de negocio. La producción de merchandising es, por el momento, el más rentable de todos ellos. Pero desde que el cosplay llegó a España para quedarse, hemos visto como la fotografía ha ido abriéndose su propio hueco. Durante el Salón del Manga de Barcelona, pudimos hablar con una persona que se dedica profesionalmente al negocio de la fotografía “de fantasía”. Él nos explicó cómo llegó a este negocio y cuál es la situación del mercado.

Texto J.David Navarro / Fotografía: Aina Buforn

Uno de los objetivos que me propuse para la visita al Salón del Manga de Barcelona era encontrar historias que fuesen más allá de la industria editorial y el merchandising. Aunque uno debe dar la imagen de un profesional que se deja la carne buscando la noticia, admito que todo fue mucho más fácil de lo que imaginé. Sobre todo, en esta ocasión, y es que miren la fotografía: su camiseta le delata. Mandé a la fotógrafa Aina Buforn como anzuelo, porque entre profesionales la cosa es más fácil, y así es como Peck vino a mí.

IMG_1527

Me refiero a él como fotógrafo de cosplay, pero él puntualiza: “fotografía de fantasía”. Peck no retrata solo a cosplayers en los salones y concursos, sino que se dedica a cualquier tipo de fotografía de fantasía y, por lo tanto, el cosplay solo es una parte de su negocio. Pero el hecho de que represente una parte de sus ingresos ya es interesante de por sí. Más allá de las fronteras del mundo cómic y manga, hay mucha gente que desconoce que la fotografía de cosplay pueda ser un negocio emergente y, si me apuran, que haya fotógrafos que se dediquen a eso.

La pregunta es: ¿cómo rentabilizar las imágenes de fantasía y las de cosplayers? “Un negocio así, se sustenta de dos formas” me explica Peck, “puedo cobrar a un particular que me pide fotografías, o puedo hacer motu propio fotografías a gente para utilizarlas como promoción, los clientes después me piden que les haga fotografías parecidas a las que ya tengo”. De esta modalidad Peck puede contar algunos casos; por ejemplo, hace un tiempo una revista de videojuegos quería decorar la redacción y había visto por Internet algunas de sus imágenes de fantasía, así que se pusieron en contacto con él para comprarle algunas fotografías que había hecho de superhéroes.

League of Legends Peck

Peck metió cabeza en esta parcela de la fotografía principalmente porque le gusta mucho el cómic y el anime, pero llegó un punto en el que la afición empezó a ser algo rentable. Aunque llevaba 15 años trabajando en el sector, nunca había encontrado su sitio. “Hay mucha gente que se dedica a la fotografía de moda porque es la que más salida tiene en España, pero no es lo mío”. Hace tres años, empezó a hacer fotografía de fantasía porque descubrió que le daba la oportunidad de hacer lo que más le gusta y es crear una historia a través de la imagen. Y fue en diciembre de 2013 cuando empezó a dedicarse profesionalmente a esto. “Un mes comemos mejor y otro peor pero por lo menos hago lo que me gusta, después de 15 años botando de trabajo en trabajo basura” reconoce Peck.

Y de nuevo -como en todas las charlas que he tenido en el Salón del Manga- la palabra “extranjero” vuelve a colarse en la entrevista. “Fuera tengo mil veces más negocio que en España”. La principal fuente de ingresos de Peck son las litografías que le piden clientes sobre todo australianos, ingleses y americanos. “Creo que en España la cultura sobre la fotografía y la ilustración está vetadísima” comenta Peck lo que da lugar a pensar que hay una razón por la que a la gente le cuesta comprender el esfuerzo que hay detrás de su trabajo y el de los dibujantes de cómic.

Peck Potography

Peck no puede vender en España por menos de 15€ una fotografía en tamaño A4 “me parecería insultante por todo el trabajo que lleva”, pero sabe que si pidiera el doble de dinero en el extranjero la gente estaría dispuesta a pagarlo. “En España, la gente ha terminado por buscar lo que menos dinero cueste sin tener en consideración la calidad”. Un discurso muy similar al de los dibujantes y guionistas que están firmando cómics en los stands y al de todas las personas que forman parte de la industria editorial.

El desconocimiento sigue siendo ese gran obstáculo, porque cómo le explico yo a mi vecina Dolores -tan majica ella- que hay gente que se disfraza de sus dibujos preferidos y que hay fotógrafos que ganan dinero haciéndoles fotos. Pues, sin la ayuda de los medios de comunicación y la promoción cultural, es bien difícil. Después de tomarse unos segundos para reflexionar sobre esto, les invito a ver el trabajo de Peck, ya verán qué maravilla.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s