Aina Buforn, Entrevista, J.David Navarro, XX Salón del Manga Barcelona

La discriminación de los fanzines: ¿mito o realidad?

Los fanzines están presentes en todos los eventos, pero se habla muy poco de ellos. No reciben un trato acorde con el esfuerzo que requieren. De hecho, hay una parte del público que cree que son un producto que siempre ha estado discriminado. Sin embargo, algunas personas que viven muy vinculadas al fanzine no están de acuerdo con este extremo del asunto. Es el caso del director de Fandogamia Editorial, con quien mantuvimos una interesantísima conversación durante el pasado Salón del Manga de Barcelona.

Texto: J.David Navarro / Fotografía: Aina Buforn

Los fanzines no son precisamente el tipo de cómic más vendido. Es una de las consecuencias naturales de los bajos presupuestos que se manejan en la autoedición. Sin embargo, paradójicamente, nunca han dejado de producirse. Tampoco ahora cuando el escenario para la cultura no podía ser más adverso. Aproveché el Salón del Manga de Barcelona para charlar con una persona que ha estado vinculada a la producción de fanzines desde hace una década. De hecho, Pedro Medina (Valencia, 1986) creó Fandogamia Editorial en 2013 junto con otros compañeros con el propósito de ayudar a los dibujantes que se autoeditaban.

Técnicamente, Pedro ya no es un fanzinero. La diferencia entre un cómic y un fanzine es que en el primer caso el autor tiene ánimo de lucro y puede vivir de su trabajo. “A través de Fandogamia yo ya vivo profesionalmente de esto” me explica Pedro. Eso significa que con la publicación de cómics, cubre todos los gastos de producción y distribución y todavía le queda dinero para tener un sueldo. Esa es la línea roja que marca la diferencia entre un cómic y un fanzine. Sin embargo, no es la única. De hecho, una de las que más llaman la atención es la diferencia que hay entre los esfuerzos que hace un fanzinero y un dibujante de cómic.

Fandogamia Editorial

“Está muy bien saberlo” le digo a Pedro, pero, ¿por qué el fanzine está discriminado? “No lo está. Si el fanzinero busca la discriminación la encontrará” sentencia. Las razones que me da Pedro están vinculadas precisamente con lo que hablábamos antes: el esfuerzo y el desconocimiento de algunos autores sobre los requerimientos de la industria. “Hay autores que me dicen, no quiero dedicarme a otra cosa que no sea dibujar” a lo que Pedro les responde: “entonces, no eres fanzinero”. Merecer este nombre, implica ser un todoterreno porque, según me explica Medina, tienes que encargarte tú solo de todo el proceso: dibujar, promocionar y distribuir.

“Si uno viene al Salón del Manga, en este caso, con los deberes bien hechos, sobre todo los de promoción, no encontrará ninguna discrimación”. Pedro me responde así al preguntarle sobre si las empresas que organizan los eventos discriminan a los fanzines. “El Salón del Manga no hace distinciones entre unos y otros, la organización te da en función de lo que pagas”. Todo responde a una lógica aplastante, cuantos más esfuerzos haga el fanzinero para promocionar su trabajo, más dinero dispondrá para invertir en la visibilidad de su trabajo. En su caso, ha pagado 2.400€ por tener un stand en el Salón del Manga de Bacelona.

Fandogamia Editorial

Pedro Medina llevaba diez años metido en el mundo del fanzine antes de crear Fandogamia Editorial. Durante este tiempo ha visto cómo no han parado de aparecer facilidades para el trabajo de fanzinero. “Antes, tenías que venir a los salones y darte a conocer a empujones y chillándole a la gente” dice. Hoy, las redes sociales han facilitado mucho el trabajo, a lo que habría que sumar el incremento de eventos en el mundo del cómic, la mayor accesibilidad a la impresión y la aparición de más grupos de autores que buscan colaborar.

Entonces, ¿definitivamente podríamos decir que no hay discrminación? Pedro considera que la mayor discriminación se ejerce en los medios de comunicación españoles. Me lo explica con un ejemplo, sin ir más lejos, con Corazón de melón un manga francés que acaba de llegar directo de la imprenta para el Salón del Manga y que se vende en el stand de Fandogamia. “En España sería impensable, que El País publicase una reseña de Corazón de Melón, pero en Francia los medios generalistas sí que lo harían, es una cultura diferente”. Ay la cultura española…no entraré en este tema. Creo que durante la serie de artículos que he publicado sobre el Salón del Manga ya le he hecho suficiente mala promoción. Y, los mejores finales, son los felices. Con esta entradas, ponemos punto y final a nuestro relato sobre las experiencias recogidas en el Salón del Manga de Barcelona. El debate está servido.

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “La discriminación de los fanzines: ¿mito o realidad?

  1. Pingback: Rubén Fernández presenta la segunda edición de “Like a Monkey” | Portal Ediciones

  2. Pingback: Rubén Fernández presenta la segunda edición de "Like a Monkey" - Portal Ediciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s